La Nación

Abr 29 de 2017 12:21 PM
Search
Domingo, 21 Octubre 2012 23:00

Un Planeta cercano - Martha Cecilia Cedeño Pérez

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
La semana pasada me llevé una agradable sorpresa: un escritor a quien el periodista Juan Carlos Ruiz Vásquez y quien esto escribe
La semana pasada me llevé una agradable sorpresa: un escritor a quien el periodista Juan Carlos Ruiz Vásquez y quien esto escribe, entrevistamos  en abril pasado para el diario catalán La Vanguardia, había sido el ganador, con la obra La marca del meridiano,  de la 61 edición del premio Planeta.  Uno de los eventos más importantes en el ámbito literario hispanoamericano y con la dotación económica más alta: 600 mil euros. Los suficientes como para dejar un tiempo las preocupaciones monetarias y dedicarse completamente a la escritura. Se trata de Lorenzo Silva, un madrileño nacido en 1966 y  autor prolífico de ficción  y no ficción. Ha incursionado en distintos campos literarios: narrativa juvenil, novela negra, libros de relatos, ensayos, etc. Entre sus muchas obras se destacan La flaqueza del Bolchevique y  El alquimista impaciente (ganadora del premio Nadal, año2000). Y me sorprendió porque en muchos círculos literarios especialmente los de Barcelona, que conozco muy bien pues he estado dentro de ellos, el premio Planeta tiene mala fama. Mala fama  en el sentido de que se “invita” a participar en él a  escritores y  escritoras conocidas, que muchas veces escriben con fórmula, esto es, siguiendo ciertos procedimientos para vender.  Es decir, que a quienes gestionan el premio no les importa tanto la calidad literaria como el marketing puro y duro. Y me parece que los últimos años ha sido de esa manera, de ahí mi renuencia a leer a ciertos autores y autoras ganadoras. ¡Me he quedado con Juan José Millás premio Planeta 2007! Sin embargo, en este último  premio  todo es distinto. No sólo porque Lorenzo Silva es un excelente escritor sino también porque no pertenece a esos círculos centrales de escritores consentidos y engrandecidos cuya única ilusión parecer ser las ventas.  Desde ese punto de vista, Silva es un escritor periférico y por ello mismo cercano.  Una persona cálida con la cual he tenido el placer de compartir momentos literarios muy importantes en Barcelona y Viladecans. Quiero terminar esta columna con las palabras de Silva sobre los premios literarios:”Pienso que cada cosa, y también cada premio, tiene su función. Soy jurado de premios muy diversos, comerciales y no comerciales, y ya cuento con que en unos habrá escritores más experimentados que en otros, pero nunca me han dicho a quién debía votar, he votado en contra del que ganó en más de una ocasión e incluso he contribuido, con mi voto, a que un escritor desconocido se impusiera a uno célebre”. ¡Nunca un premio Planeta me había sorprendido tan gratamente! *Antropóloga y poeta
Inicia sesión para enviar comentarios